lunes, 11 de noviembre de 2019

IRREFLEXIVAS REFLEXIONES DESDE EL OXÍMORON II

                2.- La triste alegría.

                 Desde siempre los rojos son los míos y ganaron los rojos, pero hoy tuve un raro despertar de un insomnio soñador, el hartazgo me invade, ¿por qué siempre los rojos tienen que recular cuando más a favor lo tienen?

                 Atacan por la derecha, para invadir por el centro dejando huérfana la izquierda en hermanado fratricidio buscando su apoyo sin condiciones, un epitafio vital, una historia sin registro ampliamente acreditada para hacer florecer el verde marchito. 


                 Y el verde se crece ante el rojo ajado, los casi jubilados buscando su pretérito futuro en verde, por la derecha, que adula sin posibilidad de júbilo un pasado futurible, ¿los rojos?, en la cueva, arropaditos del miedo y con el miedo de abrigo en un harakiri auxiliador, con la sola esperanza del grito de socorro porque vienen los verdes y salvarse por el sonoro gong de la campana muda. 

                 Esta vez susurró el atronador tantán de los tambores de guerra gracias a la salvadora acción del último combatiente rojo, el de la retaguardia, para lograr una pírrica victoria que sin tanta cautela se percibía provechosa, botín restituido. 

                Ganaron los míos, los rojos, dando aliento a los verdes, un sufrimiento innecesario del que despabilo con una triste alegría.

martes, 22 de octubre de 2019

IRREFLEXIVAS REFLEXIONES DESDE EL OXÍMORON

                1.- El movimiento inerte.

                Parafraseando a Groucho Marx, “Paren España que yo me bajo”, harto de ver embestidas al trapo decolorado de los trapos de colores, divisas para aglutinar separaciones, Catalunya contra Cataluña, España contra Espanya, distrayéndonos de lo realmente importante educación, trabajo, sanidad, vivienda… ¡vida!

                Alienados por políticos que son el reggaeton de la política, somos la generación (generaciones) del mirón discreto, incapaces de movilizarnos ante honrados carteristas de puro en boca, yates de lujo y mansiones donde descansar su lomo plateado y expandir sus lecciones de cien años de honradez, íntegros usureros de bigote rasurado disertando de prevaricaciones desde su noble prevaricación de armas de invasión masiva y de pensiones de anticipos diferidos desde su pensión de precoz retiro, honorables mangantes de clan y cártel amparados en la amenaza de desenmascarar al recto bribón. Todos en su cobijo de oratoria muda y de dialéctica falacia dogmática. 


                Enajenados por la evolución decadente de esos políticos de cejuda perspicacia ante una crisis en crecimiento económico y bocachanclas de ajenas propiedades, de inteligencias justas para ser y estar, carajotes ilustrados. Los de ahora ni eso, ni son seres ni están estando, la especie se enriquece de desechos, prestidigitadores de sinceros engaños, distractores de realidad ficticia, doctos en incultura. 

                Súbditos, que no ciudadanos, capaces de ensalzar el discurso, escrito por narradores esclavos, de una regia adolescente que si hubiera sido escrito como trabajo de redacción de la asignatura de Lengua por algunos de nuestros adolescente de la misma edad hubiera supuesto un supino suspenso, fastidioso contento, justificación de más de cien mil euros anuales de presupuesto que si se destinasen a cinco de los más brillantes expedientes de nuestro país de su misma edad, veinte mil euros anuales, saldrían formados como los mejores profesionales en sus ramas, para beneficio de esta sociedad individualizada. 

                Abanderados callejeros de Una, Grande y Libre, exaltando el error de cálculo de un especialista de nuestro triunfal ejército de cuantiosas e inútiles partidas presupuestarias, de cuatrocientos años de derrotas, Perejil obviado, solo por portar el emblema nacional, cuando alguno de los que aplauden el día anterior fue despedido de su trabajo por un error de cálculo en situar una farola o en la carga de las mercancías, hábil incompetente. 

                Feminismo que lucha por la discriminación positiva, de tildar de machismo el machismo por no decir también machisma, de disfrazar de machismo la simple educación, pase ud. primero, donde el simple galanteo es acoso machista y de lucha contra la utilización sexista del cuerpo de la mujer con la utilización sexista del cuerpo de la mujer, igualdad antónima. 

                Animalistas desubicados en un mundo de carnívoros vegetativos donde el gallo es violador de gallinas y las vacas causantes del cambio climático, que ven al humano animal y al animal humano, omnívoros sociales sin contrato social. 

                La mentira de la única iglesia verdadera, recaudadora de limosnas para el pobre, alimentada por los presupuestos para televisiones, sueldos, mantenimientos de templos y universidades para ricos a través de los impuestos de todos, libre de los impuestos de todos, vanidad humilde. 

                Jubilados que lucharon por nuestro estado del bienestar y que siguen luchando por nuestro bienestar de jubilados, para que los políticos devuelvan lo robado, con recargos e intereses, para que la corona devuelva el enriquecimiento no justificado, con recargos e intereses, que el ejército tenga una financiación acorde con su formación y valía, que la iglesia autofinancie sus desmanes, devuelvan el patrimonio saqueado y paguen sus impuestos, con recargos e intereses, llenando así la saqueada hucha de pensiones, activos jubilados. 

               Somos la generación (generaciones) del movimiento inerte.

miércoles, 24 de abril de 2019

Digo, Diego y mentiras a rectificar

                Y llegó la segunda parte buscando el disputado voto, amplificando la escenificación y la mentira, sumando titiriteros para la cara dura. De perdidos al río y el río venía lleno de boñigas en forma de libros, panfletos, gráficos trucados y pergaminos enrollados.
 
                Casado mostró otra cara defendiéndose bien de Rivera y no tanto de Sánchez, el Presidente ocupa siguió con su cantinela de "mentira, mentira", ya sabía que su rival es el naranjito que llegaba más excitado que nunca, buscando papeles, tesinas y fotos nuevas en esa chistera sin fondo que parece tener, aunque esta vez fue contrarrestado por el tocho insufrible de Sánchez-Dragó y Santiago, el de "...y cierra España", el del Máster espectral se fajó bien en la dialéctica, no tanto en la pragmática, mostrando gráficos falsificados y de escalas abusivas... mentira, mentira.

 
               Sánchez salió esta vez de las trincheras, aunque sin mucha exposición, dejó claro que no pactará con Rivera ese fue su "Digo", como buen sociolisto del puño y la rosa, blandió gráficas enfrentadas y escritos manipulando su contenido y su continente... mentira, mentira.

               Rivera quiso dar un paso más allá que el día anterior y se trastabilló, llegar sobrexcitado es lo que tiene, de narices; no perdió lo ganado pero no ganó más, de trasquilar a cuasi trasquilado y, seguro, seguro que no pactará con la izquierda socialista, este fue su "Diego", deslió su pergamino enrollado de corrupción psoística y se enrocó en interrupciones con engañosos datos, los incansables pactos con independentistas de su esencia y las propuestas que quiere hacer suyas habiéndolas votado en contra, su momento cumbre: "Acaba usted de mentir (a Sánchez). Ahora me toca a mí!"... mentira, mentira.

               Iglesias ganó el debate, sin duda, con mesura y energía, dando lecciones de educación y de formación, ni salpicó ni fue salpicado de los excrementos arrojados por los otros tres de chaqueta y corbata, pero una victoria infructuosa, su discurso solo convence a sus incondicionales y, a su favor, que el voto útil no existe en las circunscripciones pequeñas para que la extrema derecha no consiga escaño y que nadie le pudo decir... mentira, mentira.

               Poco cambió la cosa este segundo debate, posiciones invariables y en el horizonte los Digo y Diego para formar gobierno de un socialista hirsuto más posible con ciegos que con morados.

               Y los embustes? Estamos en campaña, se muestran los programas... mentira, mentira.

martes, 23 de abril de 2019

Debate por los indecisos

                Debate a cuatro y gana el quinto… para dominio del PSOE, porque en el cuerpo a cuerpo el no presente sale victorioso sobre todo cuando su semillero de votos es vapuleado, ayer se trataba de no perder más que de ganar y Casado fue el único que perdió.

                El morlaco salió embistiendo al aire y recibió castigo por izquierda, por derecha, por el centro y por detrás y cuando quiso darse cuenta sólo le salió un “illo ompare, que yo soy tu colega” a un desatado Rivera que vio por donde atacar, ya era tarde, estaba muerto desangrando indecisos por la derecha hacia el ausente VOX que rapiña la sangre y hacia su izquierda donde los recibe gustoso el avispado Ciudadanos. El PP se quedó seco de indecisos.


               Rivera fue el más furibundo y consiguió su objetivo a medias, raspó por la derecha pero patinó por la izquierda ante un impertérrito Sánchez al que no dañaba en exceso su impacto visual y mucho menos conmovió a esos indecisos del centro y de la izquierda, sabe que donde gana es en su origen, la lucha contra los nacionalismo, pero solo arrastra por la derecha, más aún, con ese uso de la bandera española en una cartilla de la seguridad social que más parecía un carné de rancio españolito que no seduce al centro-izquierda, lo vio y se centro en la diestra. Si el objetivo, que así lo creo, era ganar indecisos, ciertamente ganó el debate.

               Sánchez no necesito mucho para no salir mal parado, es más, ganó sin ganar votos como explicaré a la conclusión. Para un experto en el cuerpo a cuerpo, sobre todo con sus propios, quedarse en la trinchera era lo más factible, cierto que en el fuego cruzado puede rozarte, pero la herida es superficial y no incide en mantener lo ya ganado, la derecha seguirá pensando lo mismo de él, ahí no están sus votos, sus votantes y adeptos seguirán pensando lo mismo de él, ahí no hay pérdida, pero no consiguió atraer indecisos por la izquierda; algo de victimismo que tanto nos gusta últimamente a los españoles y a guardar la ropa para mejor ocasión, el sota, caballo y rey del superviviente.

               ¿Y Pablo Iglesias? Pues a lo suyo, Podemos ha moderado su discurso y afianza a sus seguidores, ayer intento luchar, pero los demás lo ignoraban, poco desgaste infligió y algo consiguió en la izquierda indecisa, la Constitución por bandera, en los artículos que le interesaban, que igual se vuelve un búmeran por los que quiere reformar. Si no arroja más voluptuosidad en su discurso, sus números serán inamovibles e insuficientes.

               Así que, a mi entender, el panorama que queda después de este Debate Parte I es una pérdida de votos del PP hacia Vox y hacia Ciudadanos por los indecisos de derechas, más los de Naranja, que se traducirá en una merma de diputados para el PP, pero no se traducirá en un aumento en la misma proporción de diputados para los otros dos de la derecha; inamovibles los votos previstos para el PSOE pero sí aumentaría su previsión de diputados por el fraccionamiento de los tres Conservadores y por la nefasta Ley electoral española; y aún queda un pozo de indecisos en la izquierda que miran más a Podemos pero que tendrá que incidir más en el ataque de su discurso, con su número de diputados muy ligeramente al alza, ya que el PSOE no hace nada por convencerlos, más que el miedo a la ultraderecha.

               O mucho cambia la cosa en el Debate Parte II o las cartas están echadas para un gobierno del PSOE con Ciudadanos, que después de los arrastres de ayer de posibles diputados daría para la mayoría absoluta, y aunque Rivera siguió insistiendo en el cordón sanitario con los socialistas los poderes fácticos que realmente dominan el cotarro verían con muy buenos ojos y presionarían fuertemente.

               Nos tocará seguir esperando la devolución del rescate de la Banca y soportar que el único problema que tiene España es el Nacionalismo, ya lo decía Forges “País”.

viernes, 29 de marzo de 2019

Breve vida en una escarcela

                Desde la República de Malí, con la esperanza en la mirada enfocada a Europa y catorce años de subsistencia, tres mil kilómetros de peligros por delante desde la desesperación mísera y el único bagaje de su expediente escolar cosido en su oculta faltriquera a salvo de saqueadores, sin duda, desde su inocencia, la creía carta de presentación y pasaporte a la civilización.
 
                Frente a Libia acabó su sueño en el naufragio de la barcaza que le servía de alfombra voladora sobre el Mediterráneo en busca de la magia de la sociedad del bienestar, junto a otros mil embelesados que murieron ahogados sin saborear la utopía, la quimera de un tiempo mejor se inmovilizó con el vaivén del oleaje marino.

 
               El anónimo adolescente de excelentes notas en matemáticas y físicas ya no podrá utilizar el número π para demostrar que una circunferencia se puede representar como un polígono de infinitos lados ni aplicar la permeabilidad magnética del vacío a conseguir hacer realidad viajes cercanos a la velocidad de la luz; su pretendido salvoconducto quedó a salvo de piratas y el encontrarlo junto a su cuerpo solo sirvió para constatar que la posibilidad de que una mente privilegiada tuviera una oportunidad para mostrarse quedó para siempre sepultada bajo el mar, ese Mare Nostrum que acoge a ese Alium Corpus de propiedad anónima.

               Poco a poco, el estudio forense de aquellos cuerpos que en 2015 se esparcían flotando inertes frente a la antigua tierra de bereberes, consigue transformar a vacíos anónimos en intrahistorias anónimas que nos demuestran que los que intentan llegar a una vida mejor no son delincuentes per se, quizás sea esta sociedad de derechos y reivindicaciones, de vistas hacia el lado opuesto de la miseria, los que conviertan a un profesor universitario de matemáticas en un vendedor de pañuelos de papel en cualquier semáforo de cualquier cruce de cualquiera de nuestras opulentas ciudades.

               De unos 1.800 cuerpos rescatados, cincuenta han sido identificados y otros cien en proceso, Cristina Cattaneo, forense y antropóloga italiana intenta resucitar sus vidas en "Náufragos sin Rostros". Para reflexionar.

domingo, 24 de marzo de 2019

Tributo, homenaje o pacedura

                De repartir entre las tribus a vivir de lo repartido, sin crear más nada, como un ser político que solo ha sido político, un tributo, un impuesto, exprimir y vivir cuando es un fin en sí mismo y no un instrumento para engendrar el genio y el ingenio, una mera repetición de posturas y composturas, un copia y pega en la nada para ser algo sin ser uno mismo, un desierto artístico lleno de parodias ajenas en ajenos espejos que reflejan el vacío.
 
                El homenaje es otra cosa, es recordar lo mitificado para sacar la esencia propia, para crear, para decirle al mundo esto es lo que ofrezco desde lo que admiro y desde lo que siento, un envite que el público decidirá si es válido o no, un riesgo a la autoestima y a la crítica, pero eso es el arte, una apuesta desde el interior para transmitir los sentimientos que produce lo que otros crearon.

 
               No concibo un tributo sin la osadía de crear, como un punto y final del ejecutor instrumentista que no muestra más allá de lo que otros ya enseñaron de forma magistral. Hay que inventar y engendrar, no solo pacer.

               Esto no es una crítica destructiva a los músicos que son capaces de subir a un escenario y ofrecer música, aunque sea la de otros, porque admiro la capacidad de todo aquél que hace algo de lo que yo soy incapaz. Solo trato de ser constructivo, arriesgad, plasmad en negro sobre blanco aquello que lleváis dentro y dejad que el público decida si le gusta sin dejar de dar a conocer la música que os inspira, pero exhibiendo la vuestra a la vez.

               Y también un palazo a nosotros, los oyentes, los aficionados, que somos capaces de llenar una sala para ver un tributo a Triana pero incapaces de reunirnos más de veinte cuando esos mismos músicos, con sus mismas virtudes que cuando interpretan a Triana, nos ofrecen algo nuevo sin el reclamo y la etiqueta de Triana o Rock Andaluz.

               Quiero tributos que junto a los tributados nos den muestra de su valía creativa sin miedo a la exposición, el mismo músico es tocando un tema ya conocido e idolatrado que un tema que ha nacido de su esencia.

               Quiero desde el tributo una Rǝevolución musical, que no sea la interpretación Tan Solo por Esta Noche como Testigos del Tiempo, que Hasta el Día de Hoy el Sonido Andaluz de los tributos ha invertido a Triana... y en Triana.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Andalucía, el suspiro del Moro

                Lo primero que se me vino a la mente al ver la cara que Susana Díaz tenía ayer después de conocer los resultados de las Elecciones al Parlamento Andaluz 2018 fue la frase de Aixa a su hijo Boabdil cuando éste, en una colina, lloraba la pérdida del Reino de Granada… “lo que no supiste defender como un hombre, no lo llores ahora como una mujer”.

               Pero ni aún así, con esta bofetada a mano abierta electoral, resbala su prepotencia socialista, soberbia heredada de sus más recalcitrantes defensores en el interior del puño y la rosa. Ya debió dimitir y no lo hizo en aquellas primarias con Pedro Sánchez, ayer tocaba entonar el mea culpa y salir cabizbaja, no lo hizo. La culpa como siempre del empedrado inmovilista que no fue a votar, no de Eres, subvenciones y demás prebendas carajotamente defendidas, no de su negativa e irreflexiva gestión de recursos al mando del gobierno andaluz; nunca asumirá sus propios errores, como nunca lo asumirán en el partido al que pertenece, la única leche y experiencia que mamó desde chiquitita. Si no dimite, ya sabéis lo que os toca militantes de base, la autocomplacencia del virreinato andaluz os ha llevado a esto.


               Batacazo también el producido en las filas populares con pellizcos a su derecha y a su extremo sin sabérselos sacudir, igual para ellos. Toca mirar para adentro, reflexionar, porque os están comiendo la merienda, hacer limpieza profunda de cloacas putrefactas, caiga quien caiga en ellas, pasa palabra y la ruleta de la fortuna.

               Triunfo, aunque parcial, de Ciudadanos; lo que gana este partido nadando entre dos aguas y con el chaquetero de su líder andaluz saliendo a flote en el momento más oportuno, lo que tiene haberse desarrollado al sol que más calienta, ¡amarradlo bien que viene VOX pisando fuerte! Un único discurso le basta, la españolidad de Cataluña, las demás diatribas da igual si cambian, la regeneración política ya no es prioritaria, si alguna vez lo fue, ahora es negro lo blanco, ahora blanco lo negro, su suma es naranja.

               Y estancados Podemos, con sus guerras interinas y sus cambios a barlovento y sotavento, otros que dejaron aparcada la rehabilitación pública por la ambición propia a toda costa, de egos y amalgama de partiditos políticos, nada nuevo, lo que se preveía desde su fundación como partido político. Como en la ruleta, no va más.

               Y en el aprovechamiento de mentiras sobre inmigrantes ilegales con más derechos que españoles autóctonos, hasta uno duda con el suicidio de una mujer madrileña a la que los servicios sociales no ayudaron por haber sido dada de baja en el censo, ¡Ay, Carmena!; en explotar el caldo de cultivo de los excesos confundidos del feminismo; en estrujar la discriminación masculina en la Ley de violencia de género y en recordar el concepto arraigado en el subconsciente de una, grande y libre, se nos cuela la homofobia, la xenofobia y el fascismo de VOX, salvadores de la Patria.

               Ya comienza a sonar en las cercanías de Casa Pepe el afilado de sables preparando una nueva batalla de las Navas de Tolosa, volveremos a despeñar perros y a gritar aquello de “Santiago y cierra España”. Qué pena de 800 años desperdiciados, para ese viaje no hacía falta tanta Historia.